Nuestro espacio

¿Cómo se elige el nombre para un vino?

La ubicación de nuestros primeros viñedos en Muskiz, Bakio y Mendata nos facilitó el nombre de la Bodega y de nuestro Txakoli joven. Laderas montañosas desde las que se visualizaba pequeños rincones del golfo de Bizkaia dieron lugar al nombre de ITSASMENDI (1995). El espejo de nuestra orografía donde en un espacio reducido conviven el mar y la montaña de una manera armónica. Contraste y armonía dos aspectos muy presentes en todos nuestros productos.

UREZTI (2001) nace de una apuesta arriesgada en la elaboración de un producto innovador, primer vendimia tardía de las tres D.O de Txakoli. Es un fiel reflejo de lo que la climatología atlántica cada año nos proporciona: un otoño fantástico. El viento sur de octubre y noviembre, con sus suaves temperaturas diurnas y sus noches frescas, siempre bajo la incertidumbre de la aparición de las lluvias, inspiraron al bertsolari Jon Enbeita este nombre. Con él se pretende reflejar el dulce sabor a Bizkaia, símbolo de la búsqueda de esas virtudes maravillosas muchas veces escondidas en “rocosas” apariencias. La obtención en una zona lluviosa (ur) de un vino dulce con recuerdos amelados (ezti) en un sorprendente equilibrio  entre azúcar y acidez.  

Itsasmendi 7 (2003) fue un punto de inflexión no solo en la Bodega sino también en la D.O Bizkaiko Txakolina. Nace como otra forma de expresión de un Txakoli, demostrando que no solo se puede obtener cuerpo y estructura sino que puede vivir varios años en botella. En este caso, se hizo la selección de un depósito denominado de forma ficticia el “7” ya que es un nº mágico asociado al perfeccionismo, es el signo del pensamiento, la sabiduría y el idealismo. Este Txakoli, al igual que el nº7 establece un puente entre la tierra y el cielo (lo ideal). Simboliza también la grandeza y diversidad del septenario formado por el sol y sus planetas principales (los 7: el sol, la luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno). En definitiva, el universo en movimiento.  

Artizar (2010) Entre estos planetas hay uno solo que es visible poco antes de amanecer o poco después de anochecer y se denomina lucero del alba o estrella del alba. Es la luz más brillante del cielo, la primera y la última en verse cada día (Venus).  De igual manera nuestro Artizar representa un producto con brillo propio, un camino en el futuro de nuestra zona de producción, fruto de todo nuestro respeto, trabajo, conocimiento e investigación en el medio natural.  

Eklipse (2011) Representa el salto desde nuestra amplia experiencia en el cultivo de uva blanca a la búsqueda de la potencialidad de las uvas tintas para la elaboración de un tinto distinto y de calidad.  El fenómeno de los eclipses es inesperado, sorprendente, y de una belleza inusual.

Dejar un comentario